Madrigal de las Altas Torres

3 feb 2023

Fiesta de la matanza


Ya tenéis a vuestra disposición las papeletas para el almuerzo, comida y el sorteo que se celebrará el día 25 de Febrero con motivo de la fiesta de la matanza.

Venta al publico:

Oficina de turismo en horario de oficina: miércoles a domingo por la mañana de 10 a 14 horas, por la tarde de 16 a 18 horas.

También se pueden comprar a cualquier miembro de la directiva.

Desde el 3 de febrero al 25 de febrero.

Animaros pasaremos un buen día.

2 feb 2023

El Escorial tiene 5 ‘imitadores’ en Castilla y León

 https://www.mascastillayleon.com/castilla-y-leon/rutas/el-escorial-tiene-5-imitadores-en-castilla-y-leon/

El Escorial tiene 5 ‘imitadores’ en Castilla y León

El Escorial tiene 5 ‘imitadores’ en Castilla y León

Castilla y León tiene cinco «escoriales». Los dos primeros son ruinas, una es una bella colegiata, otra es un palacio reconvertido en hotel y la última es una catedral sin acabar

Los dos primeros son ruinas, una es una bella colegiata, otra es un palacio reconvertido en hotel y la última es una catedral sin acabar

Si hay un monumento que define a la perfección lo que significó el llamado “Siglo de Oro” español, ese el Monasterio de El Escorial. No es más que verlo, por fuera y por dentro, para saber el porqué.

Levantado en el siglo XVI a la sombra de la Sierra de Guadarrama con el sello arquitectónico sobrio de Juan de Herrara, su grandeza se ha grabado tan robusta como la piedra en el imaginario colectivo, hasta tal punto, que le han salido pequeños ‘hijos’ por toda la geografía española.

El Escorial. Foto de Hans Peter Schaefer

Está claro que siempre se exagera, pues pocos edificios en nuestro país se pueden comparar con el complejo monástico de El Escorial. Pero sí es cierto que estas diminutas copias guardan cierta relación con el original, ya sea en apariencia exterior, como en el motivo histórico. Y en Castilla y León, tenemos cinco buenos ejemplos, aunque algunos de ellos no tienen un final feliz que digamos.

Claustro del Escorial de Castilla. Foto: @enpueblo

1. El Escorial de Castilla

Rodeada de campos de labranza en la estoica estepa castellana se alzan las ruinas de lo que fue un convento de tamaños inmensos y de incalculable valor histórico y patrimonial. Se trata del Convento Agustino de Extramuros, un edificio de estilo escurialense situado en el municipio abulense de Madrigal de las Altas Torres y denominado por sus dimensiones y estilo como el ‘Escorial de Castilla’ en su momento de mayor esplendor.

En nuestros días cuesta imaginarse lo inmenso que fue pues hay muchos huecos que rellenar. Pero fue grande, muy grande. Tenía una planta de 50.000 metros cuadrados y en sus dependencias murió Fray Luis de León. Fue, además, Casa Capitular de Castilla y acogió cátedras de Cánones, Filosofía, Humanidades, Leyes y Teología. De lo que se conserva la parte más impactante es el claustro que mantiene gran parte de sus cuatro costados.

Ruinas de Santa María de Nogales. Foto de Hispania Nostra

2. El Escorial de León

Expolio y naturaleza han devorado imparable y lentamente al monasterio del siglo XII de Santa María de Nogales. Desde que Mendizábal firmó su desamortización, el edificio, que llegó a bautizarse como el ‘Escorial de León’, ha ido menguando hasta tal punto de que cuesta comprender porque se le dio ese apodo.

Fue un cenobio femenino cisterciense ubicado en la comarca de Valdería, a unos 10 kilómetros de La Bañeza y a orillas del Río Eria, afluente del Órbigo. Está incluido en la Lista Roja de Hispania Nostra por el “estado precario” de sus restos, de los que apenas quedan lienzos de paredes, la espadaña, la entrada principal y un trozo de bóveda del claustro. Una lástima.

Fachada de la colegiata de San Luis. Foto: José Daniel Navarro

3. El Escorial de Campos

Viajamos hasta las estribaciones de la Tierra de Campos vallisoletana para descubrir lo que fue el primer ejemplar de iglesia contrarreformista de Castilla, la colegiata de San Luis.

Lo que más llama la atención de este edificio es su gran fachada renacentista, que destaca sobre el pueblo que la arropa, Villagarcía de Campos, con menos de 300 habitantes. Los planos originales son obra del arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, aunque después Pedro de Tolosa la reorganiza a imitación de El Escorial, lo que le ha dado su apodo como el ‘Escorial de Campos’.

Pero si exteriormente ya impresiona, no te puedes perder la interesante colección de arte sacro con esculturas, tapices y pinturas que custodia en su interior. En la actualidad está musealizado y pertenece a los jesuitas. Una visita más que recomendable.

4. El Escorial en miniatura de Lerma

Situada a lomos del río Arlanza, la Villa Ducal de Lerma es uno de los espacios más hermosos y sorprendentes del siglo XVII español. La influencia del clasicismo herreriano puede contemplarse en muchos de sus monumentos, entre iglesias, monasterios y, claro está, su Palacio Ducal.

Todo este alarde tiene un nombre, el de la persona que lo financió todo para certificar su poder: Francisco de Sandoval y Rojas, I duque de Lerma y valido del rey Felipe III. Su mayor rúbrica la dejó en su residencia, el palacio que corona la Plaza Mayor, y que cuenta con una interesante historia.

Palacio Ducal de Lerma

Y es que en el siglo XVII ningún palacio en España podía tener más de dos torres salvo la del rey, pero el sagaz duque esquivó esta norma con un engaño. Pidió al rey permiso para construir dos torres en su palacio de Lerma, pero sin contarle que ya tenía otras dos construidas.

Actualmente el palacio se ha reconvertido en un hotel y forma parte de la red de Paradores Nacionales.

Catedral de Valladolid

5. La catedral inconclusa de Valladolid

La seo de Valladolid no tiene ningún apodo que la relacione con El Escorial, pero sí una leyenda y un mismo arquitecto, Juan de Herrera. De los cinco de esta lista, es la catedral vallisoletana la que más podría haberse asimilado en grandeza al monasterio madrileño. De hecho, estuvo concebida para ser el mayor templo de la cristiandad, pero la falta de fondos convirtió esos planes en un delirio y la catedral se quedó a medio construir.

Maqueta de lo que pudo ser la catedral de Valladolid

Su estampa inconclusa ha hecho que entre los vallisoletanos corra una leyenda negra que culpa a Juan de Herrera y al rey de la frustración del proyecto. Se dice que el arquitecto abandonó la construcción de la catedral vallisoletana para levantar El Escorial. Sin embargo, la realidad es que el complejo de la Sierra de Guadarrama ya estaba terminado cuando el arquitecto asumió el proyecto de la capital del Pisuerga.

Parte de la catedral que se quedó sin concluir

31 ene 2023

Santa Agueda

España, historia, historias y leyendas

 

Madrigal de las Altas Torres, donde la reina que cambió la historia aprendió a ser princesa

https://www.cope.es/actualidad/espana/espana-historia-historias-y-leyendas/noticias/madrigal-las-altas-torres-donde-reina-que-cambio-historia-aprendio-ser-princesa-20230130_2521581

Es el lugar que vio nacer a la reina Isabel la Católica y a tan solo 20 minutos de coche de Medina del Campo, el lugar que eligió para morir


Ana L. Quiroga

El Palacio de Juan II, hoy Monasterio de Nuestra Señora de Gracia, en Madrigal de las Altas Torres, es el lugar que vio nacer a la reina Isabel la Católica y a tan solo 20 minutos de coche de Medina del Campo, el lugar que eligió para morir.

En Madrigal, nos reciben los restos de una muralla medieval de estilo mudéjar, con una superficie similar a la de Ávila, que llegó a tener cien imponentes torres que le valieron el sobrenombre de “Altas Torres”, con cuatro puertas orientadas a los cuatro puntos cardinales y que nos hablan de sus momentos de esplendor, aunque en muchos puntos el tiempo haya hecho estragos y las haya echado por tierra, como ya describió don Miguel de Unamuno:

“Ruinas perdidas en campo
que lecho de mar fue antes de hombres,
tus cubos mordieron el polvo,
Madrigal de las Altas Torres.
Tú la cuna de Isabel, tumba
de don Juan,…”

Madrigal de las Altas Torres, donde la reina que cambió la historia aprendió a ser princesa


Del antiguo castillo que tuvo la localidad, no quedan más restos que los utilizados, según dicen, para construir la Iglesia del Castillo, en cuyo interior podemos ver todavía el pozo que se supone que era el que les suministraba el agua que consumían.


Traspasada la muralla que ha sobrevivido, recorrer las calles de este lugar tan pequeño que asombra su profusión de casas blasonadas, memoria viva de su importancia pasada, y entrar en este palacio donado por Carlos V a las monjas agustinas y en el que ahora habitan 16 monjas de clausura, es adentrarse de lleno en el nacimiento de quien marcó una época gloriosa de nuestra historia.

Madrigal de las Altas Torres, donde la reina que cambió la historia aprendió a ser princesa

Contemplar el claustro en el que la pequeña Isabel dio sus primeros pasos y, seguramente, hizo sus primeras travesuras mientras aprendía a ser princesa; subir las mismas escaleras que ella habrá subido tantas veces, detenerse en el Salón de Cortes donde reunió a sus primeras Cortes una vez coronada Reina de Castilla y, asomarse a la alcoba real, hoy desnuda de muebles y tan pequeña que cuesta imaginar que en ella haya podido haber una cama y que allí, justamente en ese minúsculo espacio, el 22 de abril de 1451, Isabel de Portugal, segunda esposa de Juan II, haya dado a luz a una niña que estaba llamada a ser la reina más importante, es tocar con las manos la historia misma.

Madrigal de las Altas Torres, donde la reina que cambió la historia aprendió a ser princesa


En la Iglesia de San Nicolás de Bari, la pila en la que fue bautizada y en el centro del pueblo, como no podía ser de otro modo, un monumento a su hija más ilustre, a la mujer que cambió el destino de España y del Nuevo Mundo descubierto por Colón, con el apoyo moral y económico de esa madrigaleña, de esa reina para la historia.

En extramuros, los restos del que fue el convento de San Agustín, en el que murió Fray Luis de León después de haber llegado a él como provincial de la Orden agustiniana solo 9 días antes. Atrás quedaba su paso por la cárcel, su alejamiento y posterior regreso a la Universidad y su ya famosa frase: “como decíamos ayer…”, con la que, según cuentan, empezaba siempre sus clases y que forma parte ya de su identidad, aunque algunos estudiosos de ahora nieguen que la haya pronunciado.



25 ene 2023

Calle del cuartel

Nos hacen llegar una petición a nuestro blog y os la hacemos llegar.
Piden algo de iluminación  para la calle del cuartel.
Calle que no está  habitada en ese tramo, pero que muchos transitan por las noches para sus paseos.



 

La otra corte de Isabel la Católica: quiénes fueron los santos preferidos de la reina de Castilla

 

La otra corte de Isabel la Católica: quiénes fueron los santos preferidos de la reina de Castilla

Gestas de España, un proyecto de divulgación histórica, afirma que "la soberana fue una mujer de una religiosidad tan profunda como sincera"



"Gestas de España" es un proyecto de divulgación histórica con un profundo significado docente y acercándola a diversos grupos de edad. Para ello cuentan con varios canales de comunicación donde ya sumamos más de 80.000 seguidores. 

Uno de sus últimos vídeos que han divulgado (se puede ver aquí) es sobre la biografía de Isabel la Católica, Reina de Castilla y promotora del descubrimiento de América y de la Conquista de Granada. Nacida en 1451 en Madrigal de las Altas Torres (un pequeño pueblo de la provincia de Ávila), hija del rey de Castilla, Juan II, su destino no era el de reinar. 

Fermín Valenzuela, uno de los impulsores de Gestas de España, analiza para Religión Confidencial la figura de Isabel la Católica: "Es una de las más complejas de la Historia de España. De ella se ha estudiado todo, incluso las personas que la rodearon y acompañaron. En el artículo de hoy, vamos a conocer brevemente la corte que envolvió a la reina y así detallar una de sus características más señaladas, su vida religiosa privada. No nos centraremos en las personalidades que tienen en mente, personajes tan extraordinarios como los cardenales Mendoza y Cisneros, el Gran Tendilla y el Gran Capitán,  sino en su corte celestial". 

Una religiosidad profunda y sincera 

La soberana fue una mujer de una religiosidad tan profunda como sincera. Dentro de esa religiosidad sobresale su devoción a los santos, a quienes consideraba sus protectores, intercesores y modelos a seguir, y, por tanto, con los que se podía tener un trato familiar y acudir a ellos en todo momento.

Para conocer cuáles fueron sus predilectos, no hay más que acercarse a su testamento, donde encontramos una recopilación muy interesante al incluir a la Virgen María; los arcángeles Miguel y Gabriel; san Juan Bautista; los apóstoles Pedro, Pablo, Juan y Santiago; los santos Francisco de Asís, Jerónimo y Domingo de Guzmán; y santa María Magdalena. De ellos se podría hablar detenidamente, pero nos centraremos en los santos sobre los cuales habla más detalladamente, porque en ellos podemos conocer parte del carácter de la reina Isabel y algunas de sus acciones durante su vida y reinado.

La Virgen María 

El puesto principal lo ocupa sin ninguna duda la “la gloriosa Virgen María, su madre, reyna de los çielos e señora de los ángeles, nuestra señora e abogada”. La devoción de la reina Isabel a la Madre de Dios es bien conocida y se ha visto reflejado en multitud de ocasiones. Podríamos señalar, a modo de ejemplo significativo, que la reina Isabel puso todas las nuevas catedrales del conquistado reino de Granada bajo la advocación de la Encarnación. Además, la propia Granada vio la influencia de la piedad mariana de la reina porque sus dos Vírgenes patronas son una herencia que dejó Isabel: la Virgen de la Antigua, la primera que tuvo Granada; y la Virgen de las Angustias, actual patrona de la capital.

Entre los santos de su corte, sobresalen los Boanerges. San Juan no podía faltar en el testamento de Isabel. Ella lo consideraba “mi abogado speçial en esta presente vida e así lo espero tener en la hora de mi muerte e en aquel muy terrible juizio”. Por eso, no sorprende que se pusiera bajo la protección de este “águila caudal e exmerada” desde que era princesa de Asturias, y así lo recogiera en su escudo personal, que se convertiría en el de los Reyes Católicos. El hermano de san Juan, Santiago el Mayor, no podía faltar. Isabel tenía muy claro que era el “singular e exçelente padre e patrón destos mis regnos e muy marauillosa e misericordiosamente dado a ellos por Nuestro Señor por speçial guardador e protector”. Por eso, fue una gran benefactora del Camino de Santiago y peregrinó a Compostela incluso en 1486 durante la Guerra de Granada.

San Francisco de Asís 

Sin embargo, un santo que se ganó el corazón de la reina Isabel fue “el seráphico confessor patriarcha de los pobres e alférez marauilloso de Nuestro Señor Ihesu christo, padre otrosí mío muy amado e special abogado”, san Francisco de Asís.

La devoción a este santo le dejó una huella muy profunda que mostró de diferentes maneras, como la petición de ser sepultada “vestida en el hábito del bien auenturado pobre de Ihesu Chripto Sant Francisco” y que se la enterrara en el “monasterio de Sant Francisco, que es en la Alhanbra de la çibdad de Granada”.

Incluso dispuso que en caso de que no se pudiera hacer allí, se la enterrara, hasta que se pudiera hacer el traslado, en el monasterio de san Juan de los Reyes de Toledo, fundado por los Reyes Católicos y en manos de los franciscanos; o, si no fuera posible, en el de san Antonio de Segovia, de monjas clarisas; y si no se pudiera hacer, en el convento franciscano más cercano.

Jerónimo y Domingo de Guzmán 

Junto a san Francisco, también señala a otros dos importantes santos, Jerónimo y Domingo de Guzmán, “los gloriosos confessores e grandes amigos de nuestro Señor […], que como luzeros de la tarde resplandeçieron en las partes oçidentales de aquestos mis regños a la víspera e fin del mundo, en los quales e en cada vno dellos yo tengo speçial deuoçion”.

Aquí se ve la vinculación que tuvo la reina con otras dos importantes órdenes de la España de aquel momento. Por un lado, están los jerónimos, monjes muy cercanos a la Corona española, incluyendo a la reina Isabel. No hay que olvidar que uno de los grandes confesores de la reina fue el jerónimo fray Hernando de Talavera, al cual hizo obispo de Ávila y primer arzobispo de Granada y con quien tuvo muy buena relación. Por otro lado, se encuentran los dominicos, una de las órdenes más favorecidas por los monarcas, como muestran los conventos que impulsaron, entre los que se encuentra el de Santa Cruz la Real en Granada.

Así, si conocer la corte terrenal de la reina Isabel nos ayuda a distinguir su faceta más humana y como reina; estudiar la celestial nos muestra una buena parte de su vida religiosa, y la influencia que va a ejercer esta religiosidad durante su reinado. En Isabel no se puede dudar que su piedad influyó en vida, y que su vida privada y pública dejó huella en su piedad.  


 La otra corte de Isabel la Católica: quién fueron sus santos preferidos (elconfidencialdigital.com)

22 ene 2023

Así se encuentra el proceso de beatificación de Isabel la Católica

 

Así se encuentra el proceso de beatificación de Isabel la Católica

El arzobispo de Valladolid apuesta a fondo por relanzar los trabajos de la Comisión. En el Dicasterio para las Causas de los Santos no existe ningún veto

El pasado lunes 16 de enero se celebró en Valladolid la primera reunión anual de la Comisión Diocesana para la Causa de Beatificación de la Reina Isabel la Católica.
Primera reunión presidida por monseñor Luis Argüello en su calidad de arzobispo de esa sede. En anteriores ocasiones, monseñor Argüello había participado en algunas de las Comisiones pero en calidad de obispo auxiliar.
Y también, según aclaró el arzobispo de Valladolid, por la oportunidad de esta propuesta de santidad ante “fenómenos como la revisión de la historia desde las ideologías de la cancelación y ante la emergencia de procesos de identidad referidos al indigenismo en los pueblos de América, destacando el perfil de la Reina como primera y principal defensora de los indígenas y como respuesta a esas dinámica sociales”, tal y como se lee en el comunicado hecho público al término de la reunión.

Para esta nueva etapa, el arzobispo de Valladolid cuenta con la ayuda del sacerdote de esa diócesis, José Luis Rubio Willen, director de la Comisión Diocesana, y con el apoyo de los miembros de la Comisión, en particular de Manuel Reyes Ruiz, capellán Mayor Capilla Real de Granada, uno de los centros más importantes de la devoción a Isabel La Católica.

Relanzar el proceso 
Como se pudo comprobar en el curso de la reunión, tal y como se ha hecho público por la Comisión, Argüello ha apostado a fondo por relanzar este proceso, que parece dormir el sueño de los justos. Entre otras razones por la oportunidad de “seguir difundiendo la devoción a la Reina Católica con la distribución tanto de materiales para la devoción popular –rosarios, estampas…- como de reedición o edición de publicaciones”. 

¿En qué punto se encuentra la beatificación? 

La pregunta que se hacen no pocos es, ¿en qué punto se encuentra ahora la Causa de Beatificación de la Reina Isabel La Católica? 

Una pregunta cuya respuesta se contesta también, en el día, con los trabajos de la citada Comisión. Al margen de consideraciones políticas y sociales, el Proceso, con la Positio concluida, técnicamente está en el Dicasterio para las Causas de los Santos

En contra de lo que se ha podido decir, en el Dicasterio para las Causas de los Santos no existe ningún tipo de veto, ni de censura, a este proceso. Tampoco hay veto de ningún organismo internacional que pueda influir en las decisiones del Dicasterio para las Causas de los Santos.

Comisión de Teólogos

Por lo tanto, una vez que esta concluida lo que se pudiera denominar la Positio histórica, de varios volúmenes, sigue adelante el trámite ordinario a la espera de que le toque el turno para el preceptivo informe de la Comisión de Teólogos. Paso previo a que el papa pueda declarar las virtudes heroicas de la Sierva de Dios, con la consiguiente denominación de Venerable, primer paso para la Beatificación.

En este punto hay que añadir que el papa Francisco, en varias ocasiones, ha preguntado por el estado de la Causa de Beatificación de Isabel la Católica. Así lo han hecho saber, entre otros, el cardenal Antonio Cañizares.

La presencia en uno de los actos organizados por la Comisión Diocesana del que fuera Vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina, Guzmán Carriquiry, y sus palabras de aliento a la Causa, ratifican la voluntad pontificia. 

Devoción a Isabel La Católica

En conversaciones privadas el Papa Francisco ha alentado siempre a los responsables de la Causa a que se extienda la devoción a Isabel La Católica, también en las iglesias de Iberoamérica.

Uno de los elementos claves de todo proceso es el milagro. En esta Causa ya obra en poder de la sede romana de un milagro atribuido a Isabel la Católica. Milagro al que en este momento se añade otro posible, un favor considerado como tal a una persona que vive en una diócesis de Estados Unidos y que se está estudiando y certificando en este momento. En la sede de la Comisión, en Valladolid, se recibe con frecuencia comunicación de múltiples favores concedidos por la Reina que después son investigados.

De entre los datos de la expansión de la devoción a la Reina está el éxito reciente de algunas iniciativas editoriales, como la reedición de las Actas del Simposio Internacional “Isabel la Católica y la evangelización de América”, editadas por la BAC, que ya alcanzan su segunda edición. 

Ese Simposio, concluyó, el 19 de octubre de 2018, con un telegrama enviado al papa Francisco en el que se decía que “los numerosos asistentes han manifestado el deseo de poder ver beatificada a esta Sierva de Dios, cuyo Proceso está muy avanzado. La solicitud unánime de los participantes de hacer llegar a Vuestra Santidad esta declaración, muestra una vez más el interés del Pueblo de Dios por la Causa”.

Arzobispos de Valladolid y Granada

En este nuevo impulso a la Causa de Beatificación de Isabel La Católica es sin duda importante el rol de los arzobispos de Valladolid y Granada. Nadie duda de que el arzobispo coadjutor de Granada apoyará el proceso y las gestiones que haga, de oficio, el arzobispo de Valladolid, tanto en el seno de la Conferencia Episcopal como en Roma.


Al fin y al cabo, quien ratifica los proceso de los santos es la voluntad divina a través, también, de los milagros. Por lo tanto, la fecha de la Beatificación de Isabel La Católica está en manos de Dios, del trabajo de la Comisión de la Causa y, sobre todo, de todos los fieles devotos de una Reina que hizo posible la llegada de la fe al Nuevo Continente y que trabajó incansablemente por la dignidad de los pueblos indígenas.