EL RINCON DE MADRIGAL

EL RINCON DE MADRIGAL

Este rincón esta dedicado a todas las personas que aman a Madrigal, su historia, costumbres y su gastronomía.

En el encontrareis noticias, fotos y videos de Madrigal de las Altas Torres.

Esperamos vuestra colaboración, lo podeis hacer mandandola a la siguiente dirección:

elrincondemadrigal@gmail.com



6 oct. 2014

La Junta cree que la situación del topillo «es preocupante» en Tierra de Campos

La Junta cree que la situación del topillo «es preocupante» en Tierra de Campos

Prevé por ahora actuaciones contra los roedores en Palencia, Valladolid y Zamora

Es especialmente en el centro de la Comunidad, en la denominada Tierra de Campos, entre las provincias de Palencia, Zamora y Valladolid, donde se ha detectado «cierto riesgo» con los topillos (microtus arvalis). Así lo aseguró ayer a ABC Constantino Caminero, jefe del servicio de plagas del Itacyl (Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León), aunque según subrayó la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente «no se puede hablar de plaga».
Eso sí, hay «zonas más preocupantes», y se sitúan en estos momentos en las comarcas palentina, vallisoletana y zamorana de Tierra de Campos, Campos-Pan y Valles-Benavente y Duero bajo, descendiendo ya hacia el centro de Valladolid. Desde el Gobierno regional prefieren no hablar ni de hectáreas ni de municipios concretos afectados, ya que «los topillos no entienden de divisiones burocráticas» y la «lista no es cerrada», pues su situación puede cambiar y dependerá de la «evolución» de estos pequeños mamíferos y de las previsiones de cara al invierno. Y es que, con una capacidad de reproducción de hasta doce crías por camada y un ciclo de gestación de 21 días, este pequeño y gran enemigo del campo «evoluciona de forma muy rápida».
De hecho, la vigilancia «es constante» en toda Castilla y León y se deja la puerta abierta a que a los 40 pueblos de Zamora en los que se podrán realizar quemas controladas para intentar controlar la población de topillos se sumen otros, en función de la evolución de los roedores y las necesidades para su control, en principio, en las tres provincias señaladas. Éstos son los «prioritarios» a la hora de actuar con medidas de control y «prevención» de cara al invierno, cuando más daño pueden hacer a los cereales que comiencen a brotar. Por eso se atacará en cunetas, lindes y desagües, sus zonas de «regeneración y dispersión».
Desde la Junta defienden que «ahora es la época adecuada» para esas quemas controladas, tanto por las condiciones reproductivas del topillo y su dispersión como por los condicionantes medioambientales que deben tenerse en cuenta, tales como el riesgo de incendios (se extiende hasta el 30 de septiembre) o los límites que pueda imponer la Red Natura en la que están inscritos muchos territorios.

Junto a la Consejería de Agricultura, están involucrados en ellas la de Medio Ambiente, las diputaciones provinciales y ayuntamientos, el Seprona de la Guardia Civil y las organizaciones profesionales agrarias.
Los municipios que lo estimen pueden solicitar a la Junta permiso para esas quemas, aunque luego la administración decidirá en función de los datos de poblaciones anormales de topillos de que dispone o pueda obtener de una especie con un comportamiento demográfico «cíclico», condicionado tanto por factores ambientales como del propio topillo.
Caminero advierte de que es cuando se produce una subida «muy fuerte» y «mantenimiento» de las colonias cuando hay que «preocuparse»
Es a partir de 200 ejemplares por hectárea cuando se dispara el riesgo de plaga de unos roedores que, según Constantino Caminero, «ya se pueden considerar endémicos» de Castilla y León. El topillo «ha colonizado» ya estas tierras y «va a estar aquí siempre», subraya este experto en plagas, quien advierte de que lo que hay que hacer ahora es «aprender a convivir con él» y «saber gestionar ese problema».
Y es que el comportamiento del topillo que tantos estragos causó en la plaga de 2007 (con medio millón de hectáreas arrasadas y 15 millones de euros en pérdidas para el campo) hace que «cíclicamente pueda provocar ese problema». Esta vez, el «riesgo» comenzó a detectarse en agosto de 2013. Aunque desde entonces hasta ahora han cambiando los puntos calientes. Si entonces la franja sur -en el eje Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) hasta Cuéllar (Segovia), pasando por Madrigal de las Altas Torres (Ávila), sin olvidar la Tierra de Campos palentina- era la conflictiva, desde el pasado invierno y primavera comenzó a desplazarse hacia el centro de la comunidad, donde ahora se focaliza la atención y «preocupación».
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario