EL RINCON DE MADRIGAL

EL RINCON DE MADRIGAL

Este rincón esta dedicado a todas las personas que aman a Madrigal, su historia, costumbres y su gastronomía.

En el encontrareis noticias, fotos y videos de Madrigal de las Altas Torres.

Esperamos vuestra colaboración, lo podeis hacer mandandola a la siguiente dirección:

elrincondemadrigal@gmail.com



16 feb. 2014

"Esta es mi única forma de vivir"






Empleo


«Esta es mi única forma de vivir»

Ana Agustín - domingo, 16 de febrero de 2014

Son personas que viven gracias al Programa de Fomento de Empleo Agrario en zonas rurales deprimidas, una alternativa del Ministerio de Empleo y Seguridad Social que lleva muchos años posibilitando a un buen número de desempleados del medio rural, sobre todo mujeres ahora mismo, tener una ocupación remunerada durante un tiempo limitado. Bien es verdad que, hace años eran casi 2.000 los trabajadores que se acogían a este programa, que este 2014 ha empleado a 371, los que se encuentran inscritos en esta bolsa.

«Hemos de pagar un cupón mensual de 80 euros para poder tener derecho a que nos empleen dentro de este programa», relata a Diario de Ávila Luis Cordero Muñoz, un vecino de Madrigal de las Altas Torres que presta sus servicios en estos momentos en el Ayuntamiento de Pajares de Adaja. Luis tiene 55 años es soltero y vive en la casa familiar. Confiesa que ha trabajado en varias cosas pero que nunca ha tenido un empleo estable. «He estado sacando remolacha, cuidando cerdos en una granja y he hecho varias cosas más aunque la construcción es un sector en el que nunca he trabajado». Miembro de una familia numerosa de diez hermanos, sigue viviendo con sus padres y uno de sus hermanos. Nos cuenta su historia mientras deja las herramientas de poda, tarea que realizaba en el momento en el que este periódico fue a visitarle. Ataviado con una gorra y un mono azul, no duda en afirmar que «esta es mi única forma de poder vivir». Así, Luis, el único contratado en Pajares de Adaja mediante el Programa de Fomento de Empleo Agrario, relata en qué consiste su jornada laboral, de seis horas. «Me dedico a podar, barrer y cualquier otra tarea que me pida el alcalde o cualquier vecino». Confiesa que es un trabajador «multiusos» y que le gusta ser el obrero y, a la vez, «mi propio jefe, así que...». De diciembre a febrero, se encarga de las tareas de mantenimiento de este municipio, algo que secunda Jesús Caro, alcalde de Pajares de Adaja, quien reconoce que este trabajador le viene muy bien al Ayuntamiento. Son 90 días trabajados que le permiten acceder al subsidio de desempleo, «si los junto con otros tres meses». Mientras esto sucede, trabajará «en lo que me salga». Cuando finalice este empleo esperará a la temporada de la fresa.

Pajares de Adaja sólo cuenta con un trabajador contratado mediante este sistema. En el polo opuesto se encuentran municipios como Nava de Arévalo, que tiene 28 personas empleadas, Madrigal de las Altas Torres, con 36 trabajadores o Tiñosillos, que encabeza la lista con 64 personas empleadas gracias al Programa de Fomento de Empleo Agrario en zonas rurales deprimidas, una alternativa que, en no pocos casos, se convierte en la única forma de subsistir para muchas personas que residen en los pueblos de Ávila.

Juan García García y Rufino García Jiménez son vecinos de Madrigal de las Altas Torres y desde el mes de diciembre pasado desempeñan tareas de mantenimiento para su ayuntamiento gracias a esta opción del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Juan ha cumplido 60 años, tiene una esposa y una hija «que ya se me ha casado y tiene su casa», afirma orgulloso. Desde el año 2000 paga los cupones para poder estar inscrito en la bolsa de trabajadores del Programa de Fomento de Empleo Agrario. «A los 16 años empecé a trabajar en el campo». Su actividad profesional era la de tractorista pero «cuando empezó a bajar la mano de obra tuve que buscar otra opción». El entonces PER le «salvó» la vida. «Sigo yendo a segar cuando puedo y siembro pero... solo en las temporadas. claro está». Gracias a estas actividades agrícolas como temporero y al empleo que durante tres meses al año desempeña en su pueblo, puede sacar adelante a la familia pero «con mucha dificultad», confiesa.

Coincide en estas consideraciones su compañero de trabajo en estos meses, Rufino García Jiménez, natural de Madrigal también, soltero y que, con 62 años, espera poder jubilarse el próximo periodo, si hay suerte y le queda paro suficiente como para poder vivir. El alcalde de Madrigal Rufino Rodríguez, que les acompaña durante la entrevista, afirma que Madrigal cuenta con más de 250 parados y que este programa les ayuda a salir adelante.



No hay comentarios :

Publicar un comentario