3 feb. 2014

cuarto milenio


2 comentarios :

  1. Me ha puesto los pelos de punta la historia y me ha hecho pensar en la cantidad de veces que cuando terminábamos con las procesiones, entrabamos en esa sacristía a comer una pasta y un vaso de vino con el cura d.A.S. y ahora me entero de lo que sucedió allí mismo hacia 3 o 4 siglos, me ha gustado al tratarse de algo que sucedió en mi pueblo y en una iglesia que forma parte de mi vida y de tantos amigos míos.

    ResponderEliminar
  2. Espeluznante!!muy buena historia!!

    ResponderEliminar